Almohada de látex

Las almohadas de látex son el tipo de almohadas más buscadas junto con las viscoelásticas.  Estas almohadas son especialmente indicadas para las personas que buscan un mayor y mejor descanso de la cabeza y el cuello durante las horas de sueño. Aquí te contamos todo sobre esta clase de almohadas.

  • Almohada de espuma de látex 100% natural con canales de ventilación para evitar la sudoración.
  • Forma de almohada tradicional con una altura intermedia.
  • Funda exterior de algodón transpirable. Anti ácaros y anti bacterias.
  • Dureza intermedia.
  • Tamaño: 43 cm x 73 cm x 14 cm
  • 998 gramos.
  • Nada más comprarlas huelen bastante. Hay que dejarlas airear un par de días para que se vaya el olor a látex.
  • Almohada cervical de látex con microperforaciones que favorecen la transpiración
  • Antiácaros y Antialérgica
  • Tamaño: 70 cm ancho x 40 cm fondo.
  • Forma ondulada con alturas de 12 y 10 cm en los extremos y 8 cm en el centro.
  • 1.36 kg.
  • Sin olores desagradables
  • Funda de algodón elástico con cremallera.
  • Certificación Oeko-Tex 100% de las materias primas utilizadas 
  • Almohada de látex hipoalergénica con forma tradicional de pastilla de jabón.
  • Dimensiones: 60 x 40 x 11 cm.
  • Peso: 1.34 kg.
  • Se adapta adapta a nuca y cervicales.
  • Tiene una cara de algodón para el invierno y una cara de tejido de punto para el verano.
  • Látex micro-perforado que evacúa la humedad y elimina la transpiración.
  • Doble funda, la funda exterior es lavable a máquina a 30ºC.
  • Sin tratamientos químicos
  • Certificada Oeko-Tex, esta almohada no contiene sustancias nocivas para el medio ambiente.
  • La almohada debe airearse de 24 a 48 horas antes de su primer uso para eliminar el olor a látex.
  • Almohada con núcleo de latex 100%. núcleo perforado para mejorar transpiración.
  • Altura aproximada: 13cm. Ancho: 38cm. Disponible en distintos tamaños.
  • Funda exterior lavable en tejido Stretch con tratamiento ALOE VERA. Suave y aterciopelada. Con cremallera.
  • Funda interior que protege el núcleo y aporta higiene.
  • Almohada de firmeza media-suave.
  • 2 años de garantía. Fabricado en España.
  • Almohada de látex natural con forma tradicional.
  • Apoyo superior y alivio de presión a tu cabeza y los hombros.
  • Hipoalergénica, antiácaros, antibacterias.
  • Tamaño: 65 cm de largo x 40 cm de ancho x 14 cm de alto.
  • Peso: 1,46 kg.
 

Tipos de almohadas de látex

En función de la cantidad de látex natural que tengan en su composición nos podemos encontrar con distintos tipos de almohadas de látex caracterizadas por tener un certificado u otro.

Normalmente se puede decir que una almohada es de látex natural si en su composición hay más de un 82 % de látex natural. En cualquier otro caso estaremos ante almohadas de látex sintético o como mucho ante almohadas de látex mezclado.

Sabiendo esto podemos hablar de las distintas almohadas que nos podemos encontrar y sus distintas denominaciones. 

En primer lugar, es muy común encontrarnos con las palabras ‘latex 100%’. Esta denominación se utiliza en muchas de las almohadas que se venden hoy en día y puede llevar a engaño. Lo que significa es que el único material que se ha utilizado para fabricar el núcleo de la almohada es el látex.

Esto quiere decir que el núcleo de la almohada no contiene algodón, poliéster, viscoelástica u otro tipo de materiales que no sea látex. Pero ojo, no quiere decir que sea látex natural. De hecho, si no lo pone explícitamente, casi seguro que no es látex natural. 

Otra denominación que puede llevar a confusión es látex 100% Natura. Realmente se trata de productos de látex de la marca Natura. 

El certificado euro-latex garantiza que la composición es de un 20% de látex natural y un 80% de látex sintético y su gemelo euro-látex Eco-estándar nos garantiza que los componentes nocivos están dentro de los límites permitidos.

Por último, un certificado que aparece en las especificaciones de muchas almohadas de látex. No es otro que el famoso Öko-tex o Oeko-Tex. Este certificado nos dice que los componentes de la almohada han superado los test de sustancias nocivas y que son textiles de confianza. Este certificado tampoco tiene nada que ver con el porcentaje de látex natural que se incluye.

Como ves, para saber si una almohada tiene más o menos cantidad de látex natural hay que estar muy atento. 

Como regla general, las que son de látex 100% natural lo van a reflejar claramente en sus características. Así que si no lo pone claramente no te fíes y asegúrate de lo que estás comprando.

Como pistas generales, las almohadas con látex sintético tienen un olor mucho más fuerte y un tacto mucho más chicloso. Las de látex natural huelen menos y el tacto es más suave.

Almohadas de látex natural

El látex natural es el que se obtiene a partir del jugo blanco que segregan algunos árboles. El más conocido es el árbol del caucho. Este tipo de líquido de estos árboles se puede obtener hasta que el árbol tiene unos 25 años de edad.

El árbol del caucho tiene su origen en la gran selva del Amazonas, pero su cultivo se extendió a zonas como Malasia y Birmania. Para recoger el líquido que se transformará en látex se realizan unos cortes en la corteza del árbol. Además, este es un procedimiento beneficioso para el propia árbol ya que el látex es un desecho del árbol. Su eliminación contribuye a una regeneración del árbol.

Una vez recogido el látex en formato líquido se filtra y se deja reposar para que las impurezas queden en los filtros o en el fondo de los recipientes por sedimentación. 

Una vez limpio, el látex se vierte en los moldes correspondientes para la fabricación de las almohadas. El líquido proveniente de los árboles se mezcla con distintos coagulantes naturales para que solidifique en los moldes y consiga densidades de en torno a 75 kg/m3.

Propiedades del látex natural

  • Elasticidad. Es una de las propiedades más características del látex. Es un material perfecto para la fabricación de almohadas y colchones. El cuerpo se adapta muy bien a este tipo de material y recupera su forma cuando el peso desaparece.
  • Firmeza. A pesar de su elasticidad no se puede decir que el látex sea un material blando, sino todo lo contrario. Tiene una firmeza correcta que sirve para dar un apoyo correcto en toda la superficie del cuello y la cabeza. Las almohadas de látex son muy firmes y estables lo que mejora el descanso nocturno.
  • Anti bacterias. El látex natural es un material antibacteriano ya que en su superficie no crecen este tipo de organismos.
  • Transpirabilidad. El látex natural tiene por si mismo una muy buena transpirabilidad pero no basta con eso. Una almohada de látex natural respirará mejor si tiene una funda de fibras naturales, no sintéticas. Lo ideal es combinar una almohada de látex natural con una funda de algodón natural 100%.
  • Durabilidad. El látex natural tiene una gran durabilidad. Es un material que, con un correcto mantenimiento, puede estar en perfecto estado unos 15 años.
  • Consistencia. Su alta densidad, de en torno a 75 kg/m3 lo convierte en un material que no se deforma con facilidad, lo que también contribuye a una mayor duración.
  • Biodegradabilidad. Al ser un material totalmente natural no debemos temer que sea un material contaminante cuando acaba su vida útil. Esto no es así con el látex sintético, que tardará muchos más años en degradarse de forma natural.

Almohadas de látex sintético

A diferencia del látex natural, el látex sintético se obtiene a partir de la transformación química del petroleo y sus derivados. Es pues una sustancia plástica con características muy parecidas a las del látex natural pero con algunas diferencias.

Si bien la principal diferencia entre látex sintético y natural es el origen de estos, podemos destacar otras. En cuanto a la adaptabilidad del material tiene una ligera ventaja el látex natural. El sintético ha conseguido una muy buena estructura a lo largo de los años con la investigación y los avances en la industria química, pero el natural sigue llevando ventaja en este aspecto.

En cambio, si evaluamos la firmeza o dureza de una almohada de látex sintético frente a una de látex natural podemos decir que el resultado es prácticamente el mismo. En este aspecto no se pueden notar diferencias apreciables.

Si miramos la duración total del material el ganador es es látex sintético. Al ser un material al que se le añaden distintos aditivos también se le suelen incluir distintos químicos que tienen efecto antioxidante alargando su vida útil. Así, mientras el látex natural tiene una vida útil de 15 años, el sintético puede pasar de los 20 años.

La transpiración es mejor en las almohadas de látex natural. Esto es lógico, ya que las fibras naturales suelen ser mejores en este apartado frente a las fibras sintéticas. El tacto también es mejor en una almohada de látex natural, ya que es un tacto suave frente a un tacto gomoso del látex sintético.

Tanto un látex sintético como otro natural puede causar alergias, si la persona es sensible a determinados componentes. Además cabe destacar que el látex sintético es más blanco mientras que el natural tiende a amarillear.

Por último, una característica que diferencia mucho al látex natural del sintético es el olor. El sintético tiene un olor muy fuerte mientras que el natural tiene un olor bastante más suave. Suele ser una pista efectiva para diferenciar un tipo de material de otro.

Látex Talalay y Látex Dunlop

Talalay y Dunlop son dos palabras que erás a menudo cuando busques información acerca de almohadas o colchones de látex. No son otra cosa que dos procesos de producción distintos en los que se somete al látex a distintas transformaciones para conseguir su acabado final.

Sin entrar en detalles técnicos, puedes quedarte con la idea de que el proceso Talalay es un poco más complejo y, como consecuencia, más caro que el proceso Dunlop.

En ambos casos se trata de procesos de fabricación que se pueden utilizar tanto con látex natural como con látex sintético. Además, son dos procesos con todas las garantías que generan igualmente un látex final de muy buena calidad.

Las pequeñas diferencias pueden ser por ejemplo que el látex Dunlop tiene un poco más de densidad con lo que su durabilidad aumenta respecto al Talalay.

El Talalay, tiene una textura más uniforme y un poco más de suavidad, lo que hace que se perciba como un producto de un poco más de calidad que el Dunlop. Recordemos que esto es a costa de un proceso más complicado y un precio final más caro.

Por su parte, el Talalay da como resultado un látex de mayor calidad, de textura más suave y uniforme. Es un poco más fuerte y menos propenso al desgarro. Además, es más ligero y transpirable. Pero es más caro.

¿Cuánto cuesta una almohada de látex?

Esta es una pregunta que no tiene una respuesta fácil. Hay muchos tipos de almohadas de látex y su precio puede variar bastante dependiendo de muchas cosas.

Para empezar, se pueden encontrar almohadas de látex más baratas en tiendas especializadas o en tiendas online. La especialización y la ausencia de grandes stocks son una ventaja a la hora de encontrar un buen precio, como en casi todos los productos.

Lo que sucede es que no se puede comparar el precio de una almohada de látex 100% natural y con forma ergonómica con el de una almohada de látex sintético y forma tradicional de pastilla de jabón.

Sin embargo, para que te hagas una idea te vamos a dar un rango de precio que seguramente te parecerá demasiado amplio. En el mejor de los casos puedes encontrar almohadas de látex (no son las mejores, obviamente) por unos 30 euros o menos.

Pero si lo que buscas es una almohada de calidad no deberías de escatimar y puedes encontrar almohadas de látex realmente buenas entre unos 40 y 60 euros.

Como en todo, luego están los productos de gama alta, que aunque representan un desembolso inicial mayor pueden resultar más económicos a larga. Como decían nuestras abuelas ‘no soy tan rico como para comprar cosas baratas’. A veces es mejor gastar un poco más y no volver a comprar en mucho más tiempo. 

Para los que tengan esta filosofía existen almohadas de látex de calidad superior que pueden llegar a valer más de 100 euros.

TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tu valoración

Valoración media 5 / 5. Numero de votos 4

Los cojinesLos cojines