Cojines hechos a mano

Comparte:

A todo el mundo nos gusta diferenciarnos de los demás. A nadie le apetece que venga una visita a nuestra casa y le digan: ¡Mira, el mismo cojín que me compré ayer en Ikea! Seamos sinceros, no nos haría mucha gracia. Ese es uno de los motivos por los que buscamos artículos distintos para nuestra decoración. Si a ti también te apetece tener unos cojines únicos lo mejor es que huyas de las grandes tiendas y compres cojines hechos a mano. Estos le aportarán a tu salón o habitación ese punto personal que tanto te gusta.cojines en la cama

Podemos encontrar muchos cojines en grandes superficies como Ikea, Leroy Merlin o Zara. Y todos ellos solo coinciden en una cosa: no están hechos con el mismo cariño y detalle que uno artesanal. Hoy en día, las grandes empresas tienen que luchar por conseguir ofrecer a los clientes el precio más bajo. Sin embargo, esta lucha permanente por disminuir los precios tiene sus inevitables consecuencias en el producto final, empeorando la calidad. Además, al fabricar productos en grandes cantidades, se pierde la originalidad. Todas estas desventajas se pueden evitar al comprar cojines hechos a mano y originales

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un buen cojín. A continuación, te resumimos todo lo que tienes que evaluar antes de decirte en tu compra.

Cojines con tintes naturales. La importancia de lo artesano.

Si valoras el trabajo artesanal te explicamos por qué es importante que tengas en cuenta las características de los tintes naturales. A diferencia de los tintes químicos generalizados actualmente, existen variedad de pigmentos naturales que tienen un origen vegetal o animal. Los arándanos, la hoja de la menta, la cebolla morada, la hoja del melocotonero…Todos estos frutos y hojas son la base para teñir la lana y otros materiales de confección.

tintes naturalesLas hojas o raíces tienen que ser hervidas en agua durante el tiempo suficiente para trasladar su color al líquido. Después, la tela se sumerge en el tinte acuoso y se añaden aditivos naturales como sal o vinagre para que el color quede impregnado en la tela. En función de la intensidad cromática deseada, la tela estará más o menos tiempo sumergida en la mezcla.

Lo más bonito de este proceso es que los colores resultantes son casi irrepetibles. Al ser un proceso tan artesanal, es casi imposible reproducir resultados idénticos dos veces. Es decir, si compras un cojín hecho con tintes naturales, es muy posible que sea único en el mundo.

Cojines de comercio justo. El trabajo merece recompensa.

Si quieres comprar un cojín hecho a mano es justo recompensar el esfuerzo de las personas que lo ha hecho. Adquiriendo los de comercio justo, te aseguras de que el fabricante obtenga una retribución justa. Además, la etiqueta ‘comercio justo’ defiende principios como el rechazo a la explotación infantil o el trabajo digno respetando los derechos humanos. Por supuesto, todos los productos comercializados de esta manera son más respetuosos con el medio ambiente y valoran mucho más la calidad y la producción sostenible.

Cojines hechos a mano en India. Los maestros de los cojines.

Para hablar de cojines artesanales de gran calidad y tradición no nos queda más remedio que viajar a la India. Este país tiene una industria textil muy potente históricamente. De hecho, contribuye al PIB nacional con una cifra nada despreciable del 5%. Las cifras no se quedan aquí, ya que se estima que hay más de 50 millones de personas trabajando en este sector. Y si nos vamos a nivel mundial, solo China le quita el primer puesto en producción textil.

Todo este músculo textil, tiene su perfecto complemento en las tradiciones y costumbres que se han mantenido hasta nuestros días haciendo de la confección una obra de arte. En el caso de los cojines indios (o hindúes), ésta combinación de artesanía y tradición nos da como resultado unas fundas muy famosas en el mundo decorativo, probablemente las más complejas y bonitas de todas. Son características sus figuras de animales o de espíritus y destacan sobre todo por los colores llamativos de sus telas. Estos cojines ancestrales tienen un plus especial con sus bordados, los cuales rematan a la perfección el conjunto.

Como decimos, la decoración india destaca por sus colores y vistosidad. Esta decoración siempre está de moda y funciona en ambientes de lo más variados. Te aconsejamos que los mezcles con cojines de otro tipo para no sobrecargar demasiado, pero sin duda están entre nuestros preferidos. ¿Quién se puede resistir a un cojín con elefantes o dioses del hinduismo?

Cojines hechos a mano en Marruecos. Tradicionales y originales a la vez.

Si el primer premio a la confección de cojines artesanos se lo lleva la India, probablemente en el segundo lugar podemos poner a Marruecos. En general, todos los países árabes tienen mucha tradición artesana, pero Marruecos está un punto por encima de los demás. Si compras un cojín hecho a mano en Marruecos disfrutarás de un resultado fascinante. Se caracterizan por un uso magistral de la geometría y la simetría en sus figuras. Al igual que los indios, estos cojines también destacan por su colorido y extravagancia y, en especial, por el uso de flecos o pompones.

Por encima de los demás, destaca la joya de la corona: las fundas de cojines ‘Handira’. Estas fundas se fabrican a partir de trozos de las colchas matrimoniales del mismo nombre. Las colchas son hechas por las mujeres Bereberes de las montañas de Marruecos, cada una es única, y sirven como regalo a la novia para desearle felicidad con motivo de su boda. 

Estos cojines están tejidos y bordados a mano con lana natural, algodón o lino. Normalmente suelen ser de colores neutros y decorados con lentejuelas y flecos.  Por su acabado, suavidad y belleza, son muy populares en el mundo de la decoración y se usan para conseguir un ambiente étnico sin desentonar en ninguna circunstancia.

Cojines hechos a mano en ganchillo. Siempre de moda.

Es probable que cuando te hablen de cojines hechos a mano venga a tu cabeza la imagen del ovillo y las agujas de lana. No es casualidad. Estos cojines forman parte de una tradición decorativa bien arraigada (en especial en España) y estamos acostumbrados a verlos en los pueblos o en las casas con más solera.

A pesar de que pueda parecer lo contrario, los cojines de ganchillo siguen estando de moda. No sólo los podemos encontrar con las figuras típicas de antaño, sino que se pueden comprar cojines modernos adaptados a las tendencias de moda actuales. No pierdas la oportunidad de ojear algún diseño hecho a ganchillo, seguro que acabas picando.

¿Cuál es el mejor relleno para cojines?

Está claro que las fundas son la parte vistosa del cojín. Siempre buscamos una que se adapte a nuestros gustos y que proyecte la imagen deseada en nuestra decoración. Sin embargo, no debemos de olvidarnos de la parte interior, el relleno. Es aquí donde se marca la diferencia entre un cojín bonito y uno perfecto. Si además de estilo queremos un plus de comodidad, deberemos elegir un relleno acorde a su función.  

Así, si vas a comprar una funda de cojín para tu cama es interesante que optes por un relleno de plumas, lo que le confiere un tacto más suave. En cambio, si la funda es para un cojín anti-estrés es mejor que lo rellenes con bolitas de poliestireno. También debes de fijarte en la cantidad de relleno. Cuanto mayor es la cantidad de relleno mayor será la firmeza y habrá menos deformación. En cambio, si el relleno tiene poca cantidad en relación al volumen interno de la funda, es más fácil que pierda su forma con el paso del tiempo. Si quieres saber más sobre rellenos de cojines te animamos a que leas nuestro artículo especializado.

Recuerda el truco de tu abuela: Nunca viene mal dar unos golpecitos en los cojines para recolocar el relleno

Tus cojines siempre perfectos

Seguro que a ti también te viene a la cabeza esa imagen de tu abuela sacudiendo los cojines con la mano y colocándolos milimétricamente en su lugar. Pues una vez más, tu abuela tiene razón. Es necesario dar unos golpecitos de vez en cuando para que el relleno ocupe bien toda la funda y no acabe deformándose. Además, al sacudirlos diariamente evitamos que se acumule el polvo y los ácaros en la superficie.

Del mismo modo, es recomendable realizar un aspirado de los cojines varias veces al año. Para ello tendremos que separar la funda del relleno y tratar las dos partes de distinta manera. El relleno, además de aspirarlo con cuidado, lo dejaremos ventilándose unas horas para que respire. La funda, dependiendo de la tela o material con que esté hecho, habrá que aspirarla con cuidado de no estropear ningún detalle decorativo. No es necesario que uses tu aspirador a máxima potencia.

Como limpiar las manchas de tus cojines

Lo primero que hay que tener en cuenta, si se tenemos la mala fortuna de tener una mancha, es separar la funda del relleno y secar ambos lo mejor que podamos. Para ello podemos usar cualquier tipo de papel de celulosa.

Una vez en seco, para quitar la mancha de la funda, utilizaremos el producto más adecuado dependiendo del tipo de mancha (vino, grasa…) y los materiales del cojín (por eso es importante no cortar las etiquetas que indican su composición). El siguiente paso es aclarar la funda del cojín y meterla en la lavadora. O lavarla a mano. Una vez más, lo que nos indique la etiqueta.

Por otro lado, para limpiar los rellenos tenemos que usar un procedimiento distinto. Los que son de fibra sintética los puedes lavar en la lavadora sin problema. En cambio, los rellenos de plumas son más delicados y requieren un tratamiento más cuidadoso. Puedes meterlos también en la lavadora, usando siempre agua fría y centrifugando durante poco rato. Para que el relleno no pierda su esponjosidad puedes meter en la lavadora y luego en la secadora unas pelotas de pádel. Con este truco, el relleno quedará tal y como estaba al estrenarlo, recuperando su esponjosidad.

Si quieres hacer fundas de cojines a mano te recomendamos que adquieras una máquina de coser. Lo agradecerás.

Como hacer tus propios cojines con tus manos

Si lo que de verdad te apetece es aprender a hacer cojines con tus propias manos, te resumimos todo lo que necesitas para dar tus primeros pasos en este mundo tan apasionante.

Para empezar, puedes elegir el acabado que más te guste: raso, terciopelo, cuero, ganchillo… Hay tantas opciones que casi da vértigo. Algunos de estos acabados requieren un proceso de confección más complejo que otros, en especial el ganchillo, que es un mundo aparte. Pero si es la primera vez que vas a hacer un cojín, te recomendamos que uses una tela de lino o algodón.

Para la gran mayoría de los acabados vas a usar los mismos instrumentos de trabajo. Hilo, alfileres, tijeras, regla, lápiz marca telas y papel se convertirán en tus compañeros de viaje. Por supuesto, el elemento fundamental siempre va a ser una aguja. Sin embargo, si puedes disponer de una máquina de coser para acelerar todo el proceso seguro que lo agradecerás. Además, conseguirás un resultado más profesional. Si todavía no tienes una máquina de coser te recomendamos ésta:

Si quieres hacer todo el trabajo desde cero, puedes hacer unos sencillos patrones con papel y lápiz. Pero si este paso te da pereza puedes bucear un poco por la web. Allí encontrarás muchos patrones distintos para tus cojines.

Para completar una funda necesitarás también una cremallera. Aquí puedes elegir una del mismo color de la tela o innovar un poco y combinar colores distintos. También puedes hacer una funda sin cremallera, es una opción muy interesante. Aunque creemos que con una cremallera queda mejor y es más cómodo de limpiar y mantener.

Además de confeccionar a tu gusto las fundas, también necesitarás comprar un relleno adecuado. Los hay de muchos tipos y calidad, en función del presupuesto del que dispongas o de la función que le quieras dar al cojín. No será igual un relleno para un cojín de cama que para uno anti estrés. Algodón, sintéticos, plumas, espumas… Hay un gran abanico donde elegir.

Si bien con lo descrito hasta ahora tienes lo básico para hacer cojines, puedes tener en cuenta algún elemento adicional para darle un toque distinto a tus creaciones. Te sugerimos que pruebes los adhesivos ‘heat and bond’, que son unas telas con un lado tratado con un pegamento. Solo necesitarás una plancha para que el pegamento se funda y una las dos piezas de tela.  De este modo puedes añadir detalles a la funda sin necesidad de coserlos. Otras maneras de darles un toque personal es añadir botones, cintas o pompones.

Una vez tienes todos los elementos preparados ya puedes empezar a coser tu cojín. Te lo resumimos en 7 pasos:

  1. Hacemos un patrón en papel con la forma del cojín. 40×40, 45×45, etc
  2. Marcamos la tela con la forma del patrón que acabamos de hacer. Recuerda que necesitamos dos caras para hacer un cojín.
  3. Cortamos la tela una vez marcada.
  4. Encajamos las dos piezas de tela por su cara vista e hilvanamos
  5. Usando la puntada recta de la máquina de coser unimos tres de los cuatro lados de la tela.
  6. En el último lado cosemos la cremallera.
  7. Para hacer el relleno repetimos los pasos del 1 al 6 haciendo una funda de tela blanca. Luego lo rellenamos con plumas, espuma o lo que prefieras.

En Internet encontrarás muchas guías paso a paso para hacer tu propio cojín. También es recomendable seguir algún tutorial de YouTube como este:

Ideas de decoración con cojines que no te han contado

Como sabemos que ya has leído muchas webs de decoración donde te cuentan magníficas ideas para decorar tu hogar, vamos a contarte tres ideas originales que no son tan típicas y que se están poniendo de moda poco a poco.

¡Paredes con cojines! Si, como lo oyes. ¿Por qué limitar su uso a un sofá o una cama? Lo bueno de comprar unos bonitos cojines hechos a mano es que los puedes usar de mil maneras. Te proponemos que los cuelgues de la pared a tu gusto, jugando con los colores y los tamaños. cojines en la pared Es una manera genial de llenar grandes espacios evitando tener que comprar cuadros gigantes o esos tapices tan anticuados de nuestros padres. Eso sí, tendrás que esforzarte un poco con el mantenimiento. No te olvides de quitarles el polvo de vez en cuando para que luzcan en todo su esplendor.

Cojines gigantes en tu salón. Para esta idea es aconsejable que tengas un salón grande, ya que nuestra propuesta ocupa un poco de espacio. Estamos acostumbrados a dimensiones de 45x 45 o 60×60 centímetros, pero puedes comprar cojines grandes o gigantes y reservar una zona de tu sala de estar para desparramarlos por el suelo y construir tu pequeña zona chill out. Así te podrás tumbar para relajarte escuchando música, descansar después de un largo día de trabajo o simplemente vaguear un rato.

Sala de espera de tu negocio. Si tienes una empresa y quieres agradar a tus clientes desde el momento en que entran por la puerta tienes que tratarlos como si estuvieran en su casa. Adiós a las sillas incómodas y a los taburetes en los que no sabes cómo ponerte. Te proponemos que les recibas con un buen sofá bien decorado con cojines originales. Deberías de esmerarte en su comodidad de manera proporcional al tiempo que vayan a estar esperando. Especialmente recomendado para clínicas dentales 😉

TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tu valoración

Valoración media / 5. Numero de votos

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los cojinesLos cojines