Funda nórdica infantil

Desde hace ya unos años se viene dejando atrás el uso de mantas para dormir en la cama. Esto no es solo algo que haya cambiado la forma de dormir de los adultos, sino también la de los más pequeños. En su lugar, lo que está ‘de moda’ es dormir utilizando solamente una funda nórdica infantil. Para los niños es una idea especialmente buena porque la combinación tradicional de sábana y mantas o colcha podía llevar a que se agobiasen con el peso y se zafasen de la ropa terminando destapados durante la noche.

Con las fundas nórdicas infantiles se consigue un abrigo igual de eficaz pero con una capa de ropa más ligera, más suave y mucho más acogedora. Así, nuestros hijos están igual de abrigados y mucho más cómodos. Además, este tipo de fundas junto con un buen relleno garantizan una correcta transpirabilidad. De esta forma se evita el exceso de sudor, siendo este aspecto otro punto positivo para mejorar el descanso nocturno. 

Si quieres comprar una funda nórdica infantil aquí te dejamos algunas opciones. Esperamos que encuentres la tuya!

Las mejores fundas nórdicas infantiles

Cómo elegir una funda nórdica infantil

Lo primero que debes de tener en cuenta antes de comprar una funda nórdica infantil es, obviamente, la opinión de tu hij@. A algunos les gusta mucho la temática de los animales o la selva, otros prefieren tener una funda nórdica con estrellas o con planetas… También depende mucho de la edad porque no es lo mismo una funda nórdica para un niño de 8 años que para un niño de 12. Y los diseños son infinitos: princesas, personajes de Disney, superhéroes, etc. Pídele opinión a tu peque porque te puedes encontrar con el problema de comprar algo que no quiera. Y ya sabes lo que pasa entonces…

Lo segundo que debes de tener en cuenta es el tamaño. En la mayoría de los casos necesitarás una funda nórdica infantil para cama de 90 cm de ancho. Si es así no deberías de tener ningún problema porque es el tamaño estándar en España y la cantidad de modelos disponibles en este tamaño es muy amplia. Si en tu casa tenéis más espacio y los más pequeños duermen en camas de 105 o 135 cm tendrás que buscar un poco más, porque en estos tamaños no se prodigan tanto los diseños infantiles.

El siguiente paso es comprobar el material con el que está hecha la funda. Cualquier mezcla de poliéster y algodón puede ser adecuada ya que garantiza buenos resultados. Recuerda que si es 100% algodón podría encoger al lavar. Y muy importante, los tintes usados en la estampación deberían de ser ‘no tóxicos’. No suele haber problema con estas cosas, pero nunca se sabe. Ah!! Un consejo: si la tela es antiarrugas, mejor que mejor.

Por último, necesitarás comprar un relleno nórdico para la funda. En el verano se puede usar la funda sin nada más, pero cuando llega el frío hay que aumentar el aislamiento. Un buen relleno de fibra hueca siliconada debería de ser más que suficiente. Ojo, que sea del mismo tamaño que la funda!!

TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tu valoración

Valoración media 5 / 5. Numero de votos 10

Todavía nadie ha votado, sé el primero.

Los cojinesLos cojines