Relleno nórdico

Para comprar un relleno nórdico online no es necesario saber muchas cosas pero sí que hay que tener claros varios conceptos. Lo principal es saber que un nórdico es una prenda muy ligera que a la vez proporciona mucho calor. Aquí te resumiremos todo lo que tienes que tener en cuenta para saber que edredón comprar. Además te explicaremos cosas como la diferencia entre un nórdico, una funda nórdica, una colcha.

Este modelo es un edredón nórdico básico para una cama de 150. El relleno de este edredón es de microfibras, lo cual lo convierte en un relleno nórdico barato. Mide 240 x 220 centímetros y es totalmente blanco. Tiene un pespunte a cuadrados para distribuir mejor el relleno. En realidad es un edredón 2 en 1 que sirve para las 4 estaciones. Incluye un relleno de 150 g/m2 y otro de 300 g/m2. De este modo se pueden usar por separado o juntos cuando hace mucho frío. Es una opción barata e interesante para los alérgicos a las plumas o el plumón.

Este edredón de Amazon Basics consta de dos rellenos acolchados cosidos (de 185 g/m2 cada uno) entre si. Es un edredón nórdico muy abrigado perfecto para invierno incluso en zonas frías. Además, es un relleno nórdico bastante barato para las prestaciones que ofrece. El tamaño de 260 x 240 centímetros es el indicado para camas de 150.  Tanto el relleno como la tela exterior están hechos con microfibra de poliéster al 100%. Se puede lavar en la lavadora hasta una temperatura de 60ºC y además incluye una funda con cremallera para almacenarlo correctamente en casa.

Normalmente los nórdicos se usan en conjunto con una funda de color para vestir mejor la cama. Pero también hay modelos como este en los que la propia tela exterior del relleno es de color y no hace falta comprar una funda nórdica. En este caso, además el largo es de 270 centímetros para poder cubrir toda la cama, incluidas las almohadas. El ancho es de 240 centímetros, siendo válido para camas de 150 y de 135. El relleno es de fibra hueca siliconada (570 g/m2). Se puede lavar en la lavadora y está disponible en distintos colores.

Aunque lo más común es encontrar edredones nórdicos de plumón mezclados con una pequeña cantidad de plumas, este modelo es un relleno 100% plumón. Es un producto de gama premium con un exterior confeccionado con algodón 100%.  El relleno es de plumón de oca con un gramaje de 300 g/m2. Es muy ligero y conserva muy bien el calor. Incluso se puede lavar a máquina respetando las indicaciones del fabricante (máximo a 30 ºC).

La seda es la fibra natural más ligera, fina y flexible que existe. Por eso es un material ideal para rellenar un edredón nórdico. Este relleno está confeccionado con seda de morera 100%, que es la mejor para este tipo de productos. No daña las pieles irritables o secas y beneficia a las personas alérgicas a algún tipo de tejido sintético. Además, la seda es muy resistente a os ácaros y bacterias de modo natural. Con este relleno nórdico de altísima calidad el descanso es muy bueno, ya que proporciona mucho calor y apenas se nota que lo tenemos encima.

Por último, hemos seleccionado un edredón nórdico fabricado con lana. No son muy comunes, pero son de una gran calidad. El relleno de lana Swisswool es de un gramaje de 290 g/m2 y le proporciona una gran capacidad de aislamiento y además, una buena transpirabilidad. La tela exterior está confeccionada con algodón ecológico de comercio justo. Se puede lavar a máquina (en un programa para lana) hasta una temperatura de 30 ºC. También incluye una bolsa perfecta para el almacenaje y el transporte.

¿Qué es un relleno nórdico o edredón nórdico?

El edredón o relleno nórdico (dos formas de llamar a la misma cosa) es una prenda cuyo objetivo principal es proporcionar calor a las personas que duermen en una cama. Su interior está conformado por materiales cuya principales características son el aislamiento térmico y la transpirabilidad. El exterior del nórdico se elabora con algún tipo de tela transpirable y con un pespunte adecuado para garantizar la distribución homogénea del relleno.

Eso sí, en la mayoría de las ocasiones los edredones nórdicos son simples y blancos en su exterior porque se da por hecho que junto con el relleno se va a utilizar también una funda nórdica. Es decir, un relleno nórdico no está pensado para ser un elemento decorativo de la habitación, sino que esto se puede buscar con otras prendas para vestir la cama.

La principal diferencia entre un nórdico y un edredón tradicional es que el primero se fabrica con materiales más transpirables y ligeros. De forma que incluso con un relleno de un gran volumen, el peso del nórdico es menor que el de un edredón de toda la vida.

El material del relleno puede ser algún tipo de sintético como poliéster o similar pero también se puede comprar un relleno nórdico con plumón, plumas o incluso seda. El objetivo es siempre proporcionar calor y suavidad al tacto con el mínimo peso posible.

Se pueden comprar edredones nórdicos con distinta cantidad de relleno para que se adecuen a climas más o menos fríos. Así podemos decir que el mejor relleno nórdico es aquel que mejor se adapta a lo que necesitas en la zona donde vives. Puedes comprar un relleno nórdico barato y no tiene por qué ser malo, siempre y cuando cumpla con lo que necesitas.

Incluso es posible combinar varios rellenos para tener  más posibilidades de abrigo en distintas épocas. Por eso existen edredones con botones en las esquinas. Así, por ejemplo, se puede tener un relleno nórdico para la época de poco frío y otro para la época de frío intermedio. Cuando llegue la época de frío intenso podemos juntar los dos anteriores mediante los botones y ya tendremos una prenda que abriga mucho.

Diferencias entre edredón, funda nórdica y colcha.

Muchas veces estas palabras se utilizan de forma parecida cuando son productos que no tienen las mismas características. En el apartado anterior hemos visto lo que es un edredón. Veamos ahora rápidamente cuales son las diferencias entre una colcha y una funda nórdica.

La colcha es un producto más tradicional y que no tiene nada que ver con un edredón nórdico. Una colcha tiene sobre todo un objetivo decorativo ya que suelen estar fabricadas con bonitos colores y acabados que mejoran el aspecto de la habitación. En muchas ocasiones la colcha se retira al ir a dormir, así que la función de dar calor no tiene importancia. Suelen estar fabricadas mezclas de algodón y poliéster.

Suele ser una prenda no muy gruesa y es más suave al tacto que las sábanas. El grosor dependerá del tipo de colcha. Hay colchas de primavera o verano que son muy finas (apenas un poco más que la sábana) y otras de invierno que pueden tener un pequeño relleno para poder abrigarse con ellas en caso de que no se retiren al ir a dormir.

Digamos que en algunos casos puede servir como una manta ligera, pero en los climas más fríos será necesario añadir alguna manta adicional para conservar bien el calor. Esto lleva a tener muchas capas de ropa en la cama (sábana, manta y colcha) que a muchas personas no les gusta. Con tanta capa se sienten agobiadas y además, con los movimientos al dormir cada capa se puede ir para un lado.

La funda nórdica, por sí sola, la podemos comparar con una manta ligera y suave. Este tipo de productos está formado por dos capas de tela que suelen ser de algodón o poliéster. Una característica importante de este tipo de fundas es su alta transpirabilidad.

Las fundas nórdicas tienen sus dos capas cosidas en tres de sus cuatro lados. Sin embargo, en su parte inferior incorporan algún sistema de unión como corchetes o cremalleras que permite abrir y cerrar la funda. Este sistema de apertura existe para poder meter en su interior un relleno nórdico. Y la ventaja es que podemos elegir el gramaje del relleno para tener un conjunto que de más o menos abrigo en función de nuestras necesidades.

Aunque la funda nórdica se puede utilizar sin nada más, lo recomendable es tener uno o dos rellenos de distintos gramajes para tener más versatilidad a la hora de elegir la ropa de cama a lo largo de todo el año. Por cierto, este tipo de fundas se pueden utilizar con o sin sábana, es una cuestión de preferencias.

A diferencia del edredón nórdico básico, las fundas nórdicas sí que tienen además una función decorativa ya que se venden con bonitos diseños, buenas texturas y llamativos colores. Particularmente, tienen mucho éxito las fundas nórdicas juveniles o infantiles ya que, muchas veces, incorporan dibujos que les gustan mucho a los más peques de la casa.

Además de todo esto, usando una funda nórdica junto con el edredón nórdico prolongas la vida de este último. La funda protege al relleno de un mayor roce y además evita que se ensucie disminuyendo el número de veces que hay que lavarlo.

Pero ¿qué es mejor? ¿colcha o edredón? ¿relleno nórdico o funda nórdica? ¿funda nórdica y relleno o solo relleno nórdico? ¿Colcha o funda nórdica? Como ves hay muchas combinaciones posibles pero la decisión final va a depender sobre todo de las preferencias de cada persona. No hay una opción mejor que la otra sino que hay una mejor opción para tu gusto particular.

Tipos de relleno nórdico

Un edredón o relleno nórdico puede tener en su interior distintos materiales que siempre buscan una misma utilidad. El objetivo es proporcionar el mayor aislamiento térmico y la mejor transpirabilidad con el menor peso posible.

Para ello se pueden utilizar una gran variedad de materiales en su fabricación. Desde materias primas naturales hasta materiales sintéticos de todo tipo. Aunque los rellenos nórdicos de plumón o pluma y los rellenos nórdicos de fibras de poliéster son los más extendidos.

Pese a esta clasificación tan definida, en la práctica lo más común es que el relleno pueda ser de varios tipos de material a la vez. Por ejemplo, veremos nórdicos de plumón y pluma, nórdicos de fibra hueca siliconada con microfibra o cualquier otro tipo de mezcla.

Este tipo de mezclas se suelen realizar para lograr conseguir unas buenas características sin elevar demasiado el precio. Es decir, se mezclan los mejores materiales (y más caros) con otros de peores prestaciones (pero más baratos) para buscar un resultado intermedio.

Relleno nórdico sintético

El relleno de este tipo de edredones está hecho con fibras sintéticas. La mayoría de estas son de poliéster. El poliéster es una fibra sintética que se fabrica a partir del petróleo. Y es, con mucha diferencia, la fibra textil más utilizada en todo el mundo. Lo bueno de este material es que se puede modificar con gran facilidad para su uso en distintas aplicaciones textiles.

Dentro de los rellenos sintéticos podemos encontrar varios tipos. Fibras de poliéster convencional, fibras huecas, fibras siliconadas o incluso microfibras. Todas estas variantes son materiales ligeros, aislantes y transpirables.

Fibra hueca simple

Es la fibra sintética más sencilla usada para rellenar edredones nórdicos. Las fibras son huecas de forma que en el edredón quedan pequeñas bolsas de aire que aíslan el calor. Suelen ser rellenos muy económicos pero de prestaciones muy limitadas.

Fibra hueca siliconada

A las fibras anteriores se les puede añadir un tratamiento a base de silicona que sirve para proporcionar un recubrimiento. De esta manera se logra una textura del relleno que es mucho más suave y simula mejor un edredón de plumón. Además, con el tratamiento de silicona la fibra se vuelve más flexible y es más difícil que se rompa y pierda sus propiedades. Con este material se obtienen rellenos nórdicos de calidad intermedia.

Fibra hueca siliconada y conjugada

Otro tratamiento adicional es el conjugado o rizado de las fibras. Esto se hace para incrementar la distancia media entre las fibras dentro del relleno. Así se logra un tacto más esponjoso, una mejor transpiración y una mayor ligereza de la prenda. El tacto de estos rellenos es muy suave y se usa para los edredones de gama alta. También son los rellenos sintéticos más caros.

Características de los edredones nórdicos de fibras sintéticas

Este tipo de rellenos se caracteriza sobre todo porque son más baratos que los nórdicos de plumón o pluma. Al ser un material sintetizado y disponible en grandes cantidades el precio se reduce muchísimo. Y siendo más barato consigue unos resultados de aislamiento térmico bastante cercanos a los de las fibras naturales tradicionales.

La otra ventaja frente a los nórdicos de plumas y similares es que los materiales sintéticos son hipo alergénicos. Si eres una persona con alergia a los ácaros o incluso o las plumas deberías elegir sin duda un relleno sintético y evitar a toda costa las plumas o el plumón.

En cuanto a la textura, las fibras sintéticas (especialmente con el tratamiento de rizado) consiguen un tacto muy suave que poco tienen que envidiar al de otras fibras naturales. También es cierto que con el uso (o el mal uso) se van apelmazando y perdiendo su efectividad a lo largo de los años. Pero un relleno nórdico sintético puede durar 5 años en perfecto estado.

El peso de este tipo de rellenos es un poco más ligero que las plumas pero un poco más pesado que el plumón. En ese aspecto tampoco hay grandes diferencias a no ser que estés todo el día con la báscula en la mano para comprobarlo.

Por último, hay que destacar que son rellenos más frescos para las épocas de frío intermedio y, sobretodo, que se pueden lavar en la lavadora sin ningún problema. Además, estos edredones se secan mucho más rápido que los fabricados con materias primas naturales como el plumón.

Relleno nórdico natural

En esta categoría se pueden englobar todos los rellenos que tienen su origen en materiales de la naturaleza. Destacan sin duda los rellenos de pluma o plumón, pero también hay otras opciones como pueden ser los edredones de seda o los edredones de lana. Los edredones rellenos de este tipo de materiales son más caros pero también más duraderos, pudiendo alcanzar una vida útil de 15 años.

Un problema que pueden tener es que son propicios a la aparición de ácaros si se utilizan materiales naturales sin procesar. Pero todos estos productos suelen incluir un tratamiento anti ácaros para solucionar ese problema. También hay que tener en cuenta que estos materiales naturales pueden tener un olor intenso al estrenar los productos. Por eso hay que procurar airearlos bien.

Relleno nórdico de plumas o plumón.

Es importante recalcar la diferencia entre los dos materiales porque no es lo mismo. Las plumas y el plumón son partes del cuerpo de las ocas, los patos o los gansos. Mientras las primeras cubren casi todo el cuerpo de estos animales el plumón se localiza solamente debajo del cuello, en el pecho. Es decir, hay muchas más plumas que plumón. Esta diferencia en la cantidad,  junto con sus características especialmente propicias para los relleno, hacen que el plumón sea entre 10 y 20 veces más caro que las plumas.

Las plumas tienen una parte afilada y rígida (llamada tallo o caña) que no aporta nada en los rellenos. Al contrario, en algunos casos puede incluso llegar a romper la parte exterior del relleno. Luego está la pluma propiamente dicha que es la parte liviana y suave que hace que los rellenos estén mullidos.

El plumón no tiene tallo y además tiene una estructura tridimensional (la pluma es bidimensional) lo que hace que sea el candidato perfecto para fabricar el mejor relleno posible. Es más ligero que las plumas, dura más tiempo en buen estado y aísla más el calor.

Precisamente por su precio y su escasez, es difícil encontrar rellenos nórdicos de plumón al 100% y se realizan mezclas de plumón y plumas. Normalmente verás que se especifica la cantidad de plumón en la etiqueta, cuanto más cercano al 100% será más caro pero tendrá mejores prestaciones. Con un porcentaje superior al 90% estamos ya ante un edredón de gran calidad.

Relleno nórdico de seda

Otro de los materiales naturales utilizado en el relleno de edredones nórdicos es la seda. Este material es hipo-alergénico, transpirable y muy adecuado para las pieles más sensibles. No es muy común encontrar este tipo de nórdicos (porque la mayoría llevan pluma o plumón) pero proporcionan un resultado igualmente espectacular. Mantienen muy bien la temperatura corporal y transpiran adecuadamente. El problema de los edredones nórdicos rellenos de seda te lo puedes imaginar. Son muy caros.

Esto es así porque la seda es un material caro por sí mismo. Por cierto, encontrarás edredones de seda salvaje y edredones de seda de morera. Los segundos son de mayor calidad porque los gusanos que producen la seda se alimentan de morera. Para que te hagas una idea es como si en España los cerdos (que luego van a ser jamones) se alimentan con bellotas.

Relleno nórdico de lana

Aunque pensemos que la lana solo sirve para hacer las mantas antiguas estamos muy equivocados. Hoy en día es un material que se puede utilizar para fabricar edredones modernos y con las más altas prestaciones. No es habitual encontrar edredones nórdicos rellenos de lana, pero existen.

Con este material se confeccionan rellenos bastante ligeros y muy cálidos en invierno. Además, tienen la ventaja de que regulan muy bien la temperatura, así que valen para distintas épocas de más o menos frío. Se suele utilizar lana virgen punzonada que es un excelente aislante tanto del calor como de la humedad.

Características de los edredones nórdicos de materiales naturales

Este tipo de productos son más duraderos (en promedio) que los fabricados con materiales sintéticos. Además, las prestaciones suelen ser también mejores tanto en aislamiento térmico como en transpirabilidad. Son materiales muy livianos y en muchos casos (la lana es un claro ejemplo) ecológicos.

Si quieres comprar un edredón nórdico relleno de alguna fibra natural debes de asegurarte de que ha sido tratado de alguna manera contra los ácaros. También debes de tener en cuenta que suele ser más complicado su mantenimiento ya que las tareas de limpieza son más complicadas. En la mayoría de los casos se desaconseja lavar este tipo de prendas en la lavadora.

Gramaje de un relleno nórdico

Para decidir que edredón comprar, a parte del tipo de relleno, hay que tener en cuenta el gramaje. El gramaje es la densidad del relleno y se mide en gramos por metro cuadrado. A mayor gramaje, el edredón será más denso y más pesado. Del mismo modo proporcionará más aislamiento frente al frío y tendrá un precio mayor. A modo orientativo puedes tener en cuenta estas cifras:

  • 100 – 200 g/m2 (>21 ºC). Es un relleno muy ligero. Es ideal para zonas donde apenas hay noches frías en todo el año. Incluso es aceptable para las noches de verano. Incluso se puede utilizar si eres de los que duermen con la calefacción puesta.
  • 200 – 300 g/m2 (18 – 21 ºC). Es la opción más adecuada para dormir en épocas de un frío moderado, sobre todo en primavera y en otoño. Incluso lo puedes combinar con una funda nórdica y tendrás un conjunto que te servirá para casi todas las épocas del año.
  • 300 – 400 g/m2 (15 – 18 ºC). Es un gramaje más contundente, pensado para climas fríos o habitaciones en las que baje mucho la temperatura durante la noche.
  • 400 – 500 g/m2 (<15 ºC). Es el rango de gramaje más elevado que se suele comercializar. Se suele utilizar en zonas de mucho frío, especialmente en la montaña y en zonas donde no hay posibilidad de utilizar la calefacción.

El mejor relleno nórdico no tiene por qué ser el de mayor gramaje. Por ejemplo, un relleno nórdico de pulmón de 250 g/m2 puede abrigar más que uno de microfibras de 350 g/m2.

Como norma general, recuerda que un relleno sintético aísla el calor un poco peor que un relleno natural. Para hacer tu elección siempre hay que llegar a un compromiso entre una característica y otra. Por ejemplo, si estás buscando un relleno nórdico barato olvídate del plumón.

En algunos casos, la mejor elección puede ser comprar dos edredones que se puedan unir entre sí con algún tipo de corchetes o botones. Uno más ligero de 100 o 150 g/m2 y uno más abrigado de 250 o 300 g/m2. Así, podemos usarlos independientemente o unirlos para obtener un tercer edredón súper calentito.

Tela exterior del edredón nórdico

La tela que cubre el material de relleno tiene que cumplir varios requisitos. En primer lugar debe de ser un textil transpirable. De nada sirve tener un relleno transpirable su luego lo cubrimos con un material impermeable. El segundo requisito es que tenga una textura suave. Los nórdicos se pueden usar sin sábana, por lo que tienen que tener una textura agradable al tacto. Sin embargo, te recomendamos que los uses con sábana porque así no tendrás que lavarlos tan a menudo.

Los materiales más utilizados para estas cubiertas suelen ser dos. Por un lado el algodón y por otro lado algún textil a base de poliéster. Ambos son ampliamente utilizados y dan un resultado similar. Incluso es común encontrarse telas que se confeccionan con el 50% de algodón y el 50% de poliéster o mezclas similares.

En cuanto al diseño exterior del edredón la pauta suele ser común para la mayoría de los modelos. Son de color blanco y tienen una textura suave. No tienen ningún tipo de adorno ni de color porque su función no es decorativa (para este fin se pueden combinar con una funda nórdica).

En ocasiones pueden estar acabados con un lado aterciopelado para dar más calidez o tener un pespunte más decorativo. Aunque hay que recordar que el pespunte que mejor garantiza la distribución del relleno natural es el pespunte cuadrado. En el caso de los rellenos sintéticos lo mejor es que tenga un pespunte capitoné.

Medidas de un edredón nórdico

Si quieres comprar el mejor edredón nórdico para ti una de las cosas obvias es que debes de seleccionar el tamaño adecuado. Para ello hay que tener en cuenta un par de ideas básicas. La anchura del edredón debe de ser aproximadamente unos 80 centímetros superior a la anchura del colchón. De este modo tenemos una caída por cada lateral de unos 40 centímetros.

En cuanto a la longitud hay que tener en cuenta que los colchones suelen medir entre 180 y 200 cm. En este caso es suficiente con que el relleno nórdico sea unos 40 centímetros más largo, ya que solo colgará por la parte de los pies. De este modo habrá que buscar longitudes de entre 220 y 240 cm.

Por poner un ejemplo; un edredón para cama de 150 x 190 cm debería de tener unas dimensiones aproximadas de 230 x 230 cm. Estos consejos para las medidas valen para todos los tamaños de camas. Pero hay una excepción peculiar. Un edredón para una cuna, al no poder colgar (el colchón está encajado en la estructura de la cuna) medirá lo mismo que el colchón de la cuna. Es decir 60 x 120, que es la medida estándar en España.

Cómo lavar un edredón nórdico

Para limpiar o lavar un edredón nórdico hay que tomar bastantes precauciones y tener en cuenta que no hay que proceder igual si el relleno es natural o sintético. Debemos de fijarnos en las indicaciones de las etiquetas de lavado y si tenemos dudas deberíamos de acudir a una tintorería.

Los rellenos sintéticos se pueden lavar en la lavadora a un máximo de 30 ºC y utilizando siempre un detergente suave especial o para prendas delicadas. Esto siempre y cuando el tamaño sea adecuado y no quede muy comprimido en nuestra lavadora. Además, siempre que sea posible habrá que elegir un programa para prendas delicadas. Otra recomendación es realizar varios ciclos de aclarado para que se elimine cualquier resto de jabón.

Si el edredón es de plumas o plumón la operación es un poco más delicada porque se trata de un material más sensible. En este caso, si te atreves a lavarlo en casa una opción puede ser lavarlo en la bañera para que no se apelmacen las plumas en exceso. Si lo quieres meter en la lavadora igualmente el truco es introducirlo junto con dos o tres pelotas de pádel para que vayan rebotando y eviten el apelmazamiento.

Para los edredones de fibras naturales como estos, se siguen manteniendo las recomendaciones anteriores: detergentes suaves y programas de lavado delicado. Si utilizas un detergente estándar se endurecerán las plumas y se perderá la esponjosidad del edredón. También es conveniente realizar varios aclarados.

Para secar este tipo de prendas lo ideal es dejarlas al sol. Eso sí, el tiempo de secado de un edredón de plumón es muy superior al de uno de fibras sintéticas.

La frecuencia de lavado de este tipo de productos debe de ser la mínima posible para conservarlos mejor. Por eso es muy conveniente utilizar el relleno en conjunto con una funda nórdica. Así lavaremos más a menudo las fundas y el relleno solo habrá que lavarlo a principio y final de la temporada de frío.

Para almacenarlo debes de conservarlo en una bolsa o funda transpirable, en un lugar libre de polvo y humedad.

¿Cuánto vale un edredón nórdico?

Este tipo de productos tiene un rango de precio muy amplio. Dependiendo del tamaño, del gramaje y del tipo de relleno, entre otros factores, podemos encontrar edredones nórdicos muy baratos y algún modelo muy caro.

Por poner cifras, el edredón más barato puede costar alrededor de 20 euros. Esto será así para los rellenos sintéticos, de tamaño pequeño y gramaje no muy elevado. Son los rellenos nórdicos más simples.

En el extremo opuesto encontraremos, por ejemplo, un edredón para una cama de 150 con un relleno de plumón o de seda de morera. Si este edredón tiene un gran gramaje y un pespunteado fuera de lo habitual (o incluso un acabado con color o diseños especiales) puede llegar a alcanzar los 250 o 300 euros.

Consejos para un uso correcto de un relleno nórdico.

  • Utilizar fundas nórdicas adecuadas del mismo material que el edredón. Normalmente poliéster o algodón. Así no se estropea la transpirabilidad del relleno.
  • Sacudir una vez a la semana y ventilar una vez al mes. Así se asegura que las fibras se mueven y sigue siendo igual de esponjoso.
  • Mantener lejos de fuentes de calor intensas que apelmazan el relleno
  • No lavarlo muy a menudo porque se estropea la estructura interna y se pierde aislamiento. Sería suficiente con lavarlo un par de veces al año. Una de ellas justo antes de guardarlo en el armario hasta la siguiente temporada.
  • No utilizar lejía ni suavizante para lavarlo. Solo un detergente suave y en cantidades pequeñas.
  • Guardarlo en una bolsa transpirable y protegido de la humedad. No dejar peso encima para que no se apelmace.
  • No tumbarse sobre el edredón ni dejar peso encima de la cama para evitar el apelmazamiento del relleno.
  • No utilizar el aspirador para limpiarlo. Así se absorbería también el relleno, comprimiéndolo en su interior de forma que perdería su esponjosidad.

TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tu valoración

Valoración media 5 / 5. Numero de votos 21

Todavía nadie ha votado, sé el primero.

Los cojinesLos cojines